Un lugar en Medellín que conserva las huellas del pasado

Más de $3.150 millones se destinaron para recuperar este espacio público para el Centro y la ciudad. La Bastilla brinda conexión peatonal con otros espacios que ya fueron transformados como Junín y La Playa.

En la esquina que cruza la avenida La Playa con el pasaje La Bastilla, en El Centro de Medellín, nació parte de la historia cultural de la ciudad. Allí, décadas atrás, se reunían grandes pensadores antioqueños, escritores y ciudadanos del común a escuchar largas tertulias en las que se forjaban relatos que hoy se pueden leer en libros.

Por el popular corredor ya no transitan carros, tiene algunos vestigios de bohemia y el olor a café volvió a los tradicionales locales comerciales. Se transformó en 2.345 metros cuadrados gracias a la inversión de la Alcaldía de Medellín para devolverme la esencia a este tradicional pasaje del Centro.

Con la recuperación del espacio público, la instalación de nuevas bancas para el encuentro ciudadano, jardineras y nuevos árboles se viene un trabajo complementario en la renovación de las fachadas. De ahí en adelante serán los comerciantes y ciudadanos que lo frecuentan los encargados de proteger el patrimonio que guarda ese corredor.

Deja un comentario