Teatriados

Por: Ana María Trujillo Zuluaga

No habrá paso de niña a mujer ni celebración de bodas de cristal, pero este año Teatriados bailará el vals. Este grupo de teatro, que en el 2002 inició su actividad creativa, estará celebrando durante el 2017, sus quince años.

Teatriados es nuestra sala del mes de febrero pero este será su año de fiesta. La sala que desde finales de 2010 –cuando abrieron sus puertas al público–, ha sido el espacio de regocijo de muchas almas, desde el 2008 es el centro de operaciones de dos personajes que dan vida a las paredes que hay tras esa fachada roja.

Diego Saldarriaga Valencia y Juan Felipe Giraldo Santamaría son los dos de este teatro; por eso lo del nombre. Por eso lo de TEATRIA-DOS: teatro de dos. Ellos, en aquel 2010, en tan solo veinte días, tumbaron un muro y consiguieron todo lo necesario para abrir la sala, pero llevan más de seis años de obstinación por tratar de mantener abiertas las puertas de este espacio.

Por estar ubicado en Prado Centro, un lugar que ha pasado de ser uno de los barrios residenciales más prestigiosos de mediados del siglo XX, a ser un barrio patrimonial al que le cuesta cargar con su belleza y su inseguridad -pues el abandono lo ha convertido en albergue de centros de rehabilitación, inquilinatos y geriátricos- ahora cuesta creer en la promesa de aquel centro cultural junto con la que Teatriados ha persistido en su estadía allí.

Aun con esto, más de diez mil espectadores han llegado hasta la sala, ubicada sobre la calle Moore, (calle 61 # 49 – 51) y por la que pasan el Circular Coonatra y otras rutas de transporte público, en las que se puede llegar a disfrutar de la programación que nos ofrecen; como una de las cinco obras que hoy tienen en repertorio: Los Berrantes, Mujeres en el Baño, Me Mato el 24, Comedia Salvaje y El Claustro. Son obras que rotan en el mismo escenario donde fueron creadas pero que dejan espacio también a otras propuestas artísticas que llegan a nutrir la programación, como las de los grupos sin sala de la ciudad, los experimentales, los grupos más jóvenes y algunos de academia, como los de los pregrados en teatro de la Universidad de Antioquia.

Hasta este lugar también llegó el director y actor de teatro argentino Juan Cristóbal Comotti, quien hace algunos años dirigió una obra de la Universidad de Antioquia y que el año pasado estuvo con su monólogo El relato de un hombre nuevo. También pasó de visita Mariela Asensio, actriz, directora y dramaturga argentina, quien escribió Mujeres en el baño, una de las obras del repertorio de Teatriados.

Su propuesta artística

Algunas de las preguntas que se planteaban Diego y Felipe eran cómo conversar con el espectador y cómo hacer que se amañara. Muy pronto, de acuerdo también a un deseo que tenían, la respuesta la encontraron en la comedia. Para Diego Saldarriaga, director artístico del grupo, siempre se parte de allí porque ellos tratan de tocar temas muy fuertes y la comedia les ayuda a suavizar. “Agarramos la comedia para no poner demasiado crudo un asunto al que se le puede dar un matiz muy bonito que permite que el público lo reciba y que al mismo tiempo le genere una reflexión, una pregunta, una sensación.”

Sus historias se desarrollan con personajes que hablan tranquilamente, que se expresan de forma muy coloquial y han encontrado que con esto, la gente disfruta y se engancha.

Los grupos o montajes que se presentan allí, van por esta línea, no porque sea la condición de la sala sino porque el mismo público es el que lo pide y el que ya identifica al lugar por este tipo de propuestas, que según Diego le hacían tanta falta a la ciudad. “Hemos tratado que sea por esta misma línea sin embargo, nos abrimos a otras cosas porque sabemos que esta no es la única forma de hacer teatro.” Expresa Saldarriaga.

El voz a voz se ha encargado de llevar hasta Prado Centro una gran parte del público que los acompaña, como por ejemplo la comunidad LGTBI y la población adulta. “Hemos tenido funciones donde la población es de 60 años para arriba y mucha gente se queda y nos dice: ´hombre, es la primera vez que vengo a ver teatro´” afirma Diego.

Caída del segundo muro

La sala ha sufrido varias transformaciones a lo largo del tiempo. Aunque han pensado en irse y buscar otros espacios, esta casa los ha amarrado. Así fue como tumbaron el último muro. Cuando ya tenían decidido irse de allí en el 2015, los llamaron a contarles que podían tomar el segundo piso. Entonces decidieron ampliarse y permanecer allí, “es muy bonito porque el espíritu de este lugar ha sido muy amigable con nosotros. Cuando queremos irnos como que nos agarra y no nos deja ir.” Cuenta Diego.

El espacio

Luego de atravesar la robusta puerta de color blanco, hay una barra en la que el público puede detenerse un rato a disfrutar de “La Burguería”, que es la oferta gastronómica de la sala, que se basa en las hamburguesas gourmet. Ahí también, el espectador puede quedarse enredado con un café, una cerveza o un trago fuerte.

Más adelante, a mano derecha, se encuentran unas escaleras que llevan a las oficinas y a mano izquierda una entrada que lleva a un espacio con mesas, sillas y sofás. Los espectadores pueden encontrar desde las seis de la tarde un lugar en el que se pueden sentar en un mueble a descansar, a dormir, a leer, a ver televisión, porque la idea es que se sientan en casa, que disfruten el espacio y puedan comer antes de ver la función.

Al fondo se encuentra un patio, una cocina, los camerinos y un baño. En medio de la entrada y el patio está el escenario. Un lugar que transforman de acuerdo a sus necesidades escenográficas y el que aún conserva las puertas de una casa antigua y que usan para algunos de sus montajes. De acuerdo a estas modificaciones del espacio se pueden ubicar mínimo 40 y máximo 80 personas.

El parche

Como estrategia de formación de públicos, Teatriados ha creado algo que se llama “El parche con los artistas”. Este parche lo realizan el primer martes de cada mes a las ocho de la noche pero la idea es ampliarlo a mínimo dos veces por mes.

A esta actividad puede llegar el que quiera a conversar con los artistas invitados, para que los conozcan y conversen con ellos. Pero quienes no puedan desplazarse hasta la sala tienen la posibilidad de verlo en vivo a través del fb cuando se está haciendo y verlo luego en YouTube.

La programación de la sala es de jueves a sábado a las 8 de la noche pero los espectadores la encontraran abierta desde las 6 de la tarde para que se tomen algo o simplemente disfruten del espacio antes de la función.

Deja un comentario