Uber empieza a unirse a las filas de los taxis en Latinoamérica

La crisis de coronavirus en América Latina está forzando a Uber a adoptar el modelo de taxi con el que antes competía en las calles, debido a las restricciones regulatorias vinculadas a la actual pandemia en países como Colombia y Chile, donde el servicio de transporte colaborativo de Uber sigue sin ser reglamentado.

El rival chino del emprendimiento nacido en San Francisco, Didi, que ha hecho grandes avances en los últimos años en la región, tiene una ventaja trabajando con los taxistas latinoamericanos y ha estado implementando medidas de salud como barreras plásticas para mantener a su clientela.

Uber ha respondido compitiendo para unirse a las filas de taxis de América Latina, anunciando un servicio en Chile en junio, después de que los confinamientos detuvieran a sus conductores allí, así como planes para lanzar taxis en Sao Paulo, el centro financiero de Brasil.

La compañía ya tiene un historial en este tipo de iniciativas. Ha ofrecido servicio de taxi en ciudades como Madrid, Tokio y Atenas, donde la regulación local ha dificultado su operación.

Actualmente también está considerando el lanzamiento de taxis en algunas partes de México donde las leyes locales no permiten el servicio de transporte privado por aplicaciones digitales, dijo a Reuters una persona con conocimiento del asunto. “Estamos explorando diferentes opciones para seguir liderando la inclusión en la movilidad urbana en México y el resto de Latinoamérica”, dijo un portavoz de Uber en ese país.

Deja una respuesta