Un skater envigadeño está a un salto de los Olímpicos

skate

El skater envigadeño Santiago Echavarría subió el nombre de la ciudad al podio del reciente mundial en Francia. Ahora va por Tokio 2020.

via GIPHY

Nunca en su vida había subido a una patineta con el propósito de levantarla del suelo y hacer figuras, pero no importaba, él sí o sí iba a lograr algún día lo que acababa de ver, algunas de esas piruetas (o trucos como se dice en el skateboarding) que hizo frente a sus ojos el reconocido skater nacional David González.

Fue hace 12 años. Santiago Echavarría Correa estaba en la pista de la Terminal del Sur (donde practicaba con su monopatín), y viendo volar por las rampas a González decidió que también sería lo suyo. Su mamá fue testigo, se quedaba con él largas horas viéndolo ensayar y no puso en duda que su pequeño, en ese entonces de 10 años, sería capaz. Al fin y al cabo las ruedas —todas— siempre han movido las pasiones de Santiago.

“Ese día en la pista vi algo distinto, sobre todo por el estilo de vida de la gente que lo practicaba. Entendí que son personas impresionantes, que se les miden a las dificultades, y quise aprenderlo a hacer, vivir esa dificultad”, dice. Así que lo primero era tener una patineta y dominarla, vencer el simple hecho de pararse en ella, que de por sí ya era un reto.

Empezó con algunas prestadas, por 4 meses, y se les empezó a medir a los trucos. Luego llegó la Navidad y haber recibido una propia fue el mejor regalo. Esa primera le duró “un montón, como un año y medio, porque a las de ahora les doy muy duro y duran por ahí un mes”.

El arranque fue en una escuela privada (aquella de la de la Terminal del Sur y que hoy también opera en el skatepark de Envigado) llamada Parche Escuela. Permaneció solo un año y de ahí siguió solo; de hecho, si algo caracteriza a Santi, es que todo lo hace solo, hasta el hecho de viajar y moverse por Francia sin conocer a nadie, nada, ni el idioma; sin saber de direcciones de escenarios a los que debía llegar superpuntual.

via GIPHY

Pero qué iba a importar esto, si las razones de su viaje lo eran todo: Echavarría había clasificado a un campeonato mundial como el único representante colombiano y trajo colgada en su cuello, para lucirles a Envigado y al país, una merecida medalla de plata.

Llegó de Montpellier hace 9 días, su estadía en la ciudad del sur de Francia fue del 5 al 14 de mayo. Eso sí, este cusumbo solo así monte solo, entrene solo, se exija solo y hasta haga su propia dieta, allá llegó por la inscripción y la ayuda de la Federación Colombiana de Patinaje que desde el año pasado le está apostando al skateboarding, luego de que fuera nombrado deporte olímpico: “Esto (lo de su viaje) fue muy bueno, primera vez que se hace algo así por el skateboarding, se empezó con el pie derecho”, cuenta el joven de 22 años, vecino de El Escobero y estudiante de 9.° semestre de Ingeniería Mecánica, elegido para el mundial por haber sido segundo el año pasado en los Panamericanos (en Bogotá), ocupando el único podio colombiano, después de un competidor ecuatoriano.

Dos categorías le dieron forma al encuentro europeo: amateur y profesionales (la de Santi). “Allá van los mejores del mundo a competir, en skateboarding había 2 modalidades: calle y rampas verticales, yo competí en ambas”. La primera fue dura para él, los escenarios eran grandes, personas del mundo entero lo miraban y se puso nervioso. Pero esto lo empujó y a los 2 días se montó a la patineta para adueñarse de las rampas y quedarse con el segundo lugar, después de un español y por encima de un local.

El logro obtenido y el apoyo recibido en su tierra desde el aterrizaje lo tienen a unas rodadas de los Olímpicos y lo que se viene es trabajo fuerte. Aparte de tener que combinar su entrenamiento con el estudio, le sumará a su rutina diaria ejercicios de fuerza y resistencia, también más trucos, más altura, más calle. Y, por supuesto, con un ciclo de competencias nacionales y mundiales que arranca en enero: “La idea es asistir a cada encuentro para puntuar y lograr el cupo, lograr el gran sueño”.

Fotos: Jaime Pérez
Texto: Luisa Fernanda Angel
luisaan@gente.com.co

Deja un comentario